“Un artista para bodas”

Hace poco mas de dos años, a través de un programa para emprendedores de la Fundación Impulsar, obtuve un crédito para comprar algunos equipos necesarios para mis fotografías, hoy casi finalizando esa obligación, la fundación escribió esta nota, tomandome como referencia para otros emprendedores que estan con ganas de arrancar un nuevo camino de crecimiento. Esta es la nota:

Walter Carrera (27 años) sigue prosperando como fotógrafo y su trabajo es requerido en todo el país e incluso en el extranjero. Si bien se ha destacado por sus elegantes álbumes de bodas, también expone fotografías artísticas y ejerce la pedagogía a nivel universitario (está pronto a recibirse de Licenciado en Diseño y Producción de Imagen en la Universidad Nacional de Villa María, Córdoba).

Para poder independizarse a nivel laboral le era necesario contar con su propio equipamiento técnico, lo cual conllevaba una considerable inversión monetaria. Acudió a laFundación Impulsar en busca de ayuda, y la recibió. Si bien Impulsar no se encarga únicamente de otorgar créditos financieros -también favorece al emprendedor con la instrucción y los consejos de un equipo de capacitadores-, esto fue lo más importante para Walter. Una vez que recibió el dinero, pudo comprar toda la maquinaria necesaria e inmediatamente comenzó a publicitar sus servicios de fotógrafo a través de distintos medios virtuales (Facebook, Twitter, blogs, etc.).

Respecto a las dificultades durante los primeros tiempos como fotógrafo independiente, él dice: “Las dificultades que siempre se plantean al inicio de cualquier proyecto son conseguir clientes y lograr una estabilidad laboral suficiente para mantener en funcionamiento el emprendimiento”, pero sin embargo agrega triunfante que “es una realidad que ya he forjado mi nombre como Fotógrafo de Bodas, no sólo en mi ciudad, sino también en muchas partes del país y también del mundo, mediante las maravillosas herramientas a las que se pueden acceder gracias a Internet y las redes sociales”.

Sus próximas metas son: “abrir una oficina propia donde atender a los clientes en un espacio adecuado para ofrecerles mis productos”, y también llegar a dictar, a nivel nacional, cursos de capacitación para fotógrafos de eventos.

Uno de los puntos que Walter Carrera acentúa, cuando tiene que hablar de sus mayores satisfacciones, es el hecho de “poder vivir de lo que estudié y de lo que me gusta”. Y a raíz de eso, él desafía a los demás emprendedores y visionarios con la siguiente reflexión: “si bien emprender tiene sus riesgos, asumirlos tiene esto como premio: la sensación de plenitud que significa hacer algo que realmente nos apasione”.

La Fundación Impulsar anima a los emprendedores a seguir este ejemplo, y así como fue posible ayudar a Walter a avanzar en su vocación, también será posible ayudar a todo a aquel que esté dispuesto a enfrentar cualquier riesgo y dificultad con tal de vivir de lo que ama. ¡No se rindan!

Category: Personal
Tags: , , , , , , , , , , ,

Comentar